Cuidado de los ojos en los niños

Publicado por Mauricio Moncada en

Los problemas visuales en los niños no siempre son fáciles de detectar. Existen deficiencias congénitas (de nacimiento), que es necesario diagnosticar en forma temprana para poder atender oportunamente.

niños salud visual

El niño adquiere su visión máxima progresivamente.

Es importante saber que un niño recién nacido ve muy poco, y en pocos meses su agudeza visual mejora.

Al nacer, un bebé tiene menos del 10% de agudeza visual, pero será capaz de ver casi de manera óptima a sus 8 años.   La visión de los colores también evoluciona rápidamente.

Algunas semanas después de su nacimiento, el bebé reacciona a los colores rojos y verdes, después los azules y amarillos.

 

Vigilancia Temprana.

El período de la infancia necesita más vigilancia por parte de los padres.

Para detectar en forma temprana cualquier deficiencia, es necesario conocer el proceso de desarrollo de la visión, así como los defectos y enfermedades más comunes.

Los defectos más corrientes son:  La ambliopía, el estrabismo, el daltonismo, la hipermetropía, la miopía y el astigmatismo.

  • La hipermetropía es un defecto visual difícil de detectar en casa.  Consiste en que el niño hace mucho esfuerzo para enfocar objetos o imágenes cercanas.  Su principal signo es falta de interés para ver objetos cercanos.
  • En la miopía, las imágenes lejanas se ven borrosas o difusas. En este caso, no reconoce fácilmente las imágenes lejanas por lo que busca acercarse todo el tiempo.  Es el caso cuando los niños tratan de ver la televisión a muy corta distancia.
  • En cuanto al astigmatismo, da una visión deformada y cada ojo de diferente manera, por lo que al tratar de fusionar las imágenes de ambos ojos puede provocar dolor de cabeza.

Los tres primeros pueden ser corregidos en forma oportuna con lentes.

  • El estrabismo se nota fácilmente, porque el niño bizquea. Su visión es vaga o deformada la mayoría de las veces. Este problema debe atenderse y corregirse, ya que es fuente de cansancio e incomodidad.
  • La ambliopía corresponde a una agudeza visual débil en un solo ojo.

En muchos casos no se nota hasta después de algunos años ya que el otro ojo funciona correctamente. Es importante detectar la ambliopía porque cuanto más tiempo pase, más difícilmente se corregirá.

  • El daltonismo en una mala percepción de los colores, particularmente los rojos, los verdes y los azules.   Esta última es difícil detectarla en casa en forma temprana, por lo que conviene solicitar la prueba de Ishihara en su próxima visita al oftalmólogo.  

Cabe señalar que este defecto no se arregla. Conviene acompañar al niño y explicarle su diferencia de percepción de los colores y tener esas limitaciones en su vida diaria.

Dicho de otra manera, El ojo es un órgano maravilloso y frágil que evoluciona a lo largo de la vida. El niño, cuyos ojos no están totalmente completos, debe ser objeto de una atención particular y velar por la calidad de su visión.

Es importante para el niño que tan pronto como presente signos vaya a visitar al especialista de visión correspondiente (Oftalmólogo u Optometrista). La mayoría de las veces, lentes adaptados resolverá el problema. Cuanto más pronto se detecte el problema, más pronto tendrá remedio.

 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados