HABILIDADES Y ACTITUDES ÚTILES PARA EL APRENDIZAJE EN LÍNEA

Publicado por Rebeca Ascencio Gonzalez en

Algo tan pequeño como un virus, el COVID-19, nos ha puesto ante un enorme reto, tanto a profesores como a alumnos, en una buena parte del mundo.

Sí, es cierto, eres un nativo digital y quizá la tecnología necesaria para aprender de esta manera la dominarás en un par de intentos. Lo interesante y retador será desarrollar los nuevos hábitos, actitudes y habilidades que te permitirán aprender con clases totalmente a distancia.

En el entorno virtual eres protagonista de tu aprendizaje en mayor proporción al entorno presencial, lo cual implicará idear nuevas estrategias para aprender. Será importante que construyas habilidades que te permitan interactuar y tomar decisiones en estos momentos de compromiso contigo mismo, con tu familia, con la sociedad y, en general, con el mundo actual.

Los profesores se han estado preparando y han estado probando distintas dinámicas, buscando que logres todos los aprendizajes esperados. Algunos de ellos no son nativos digitales, pero su vocación y su compromiso con tu aprendizaje los han hecho pasar una gran cantidad de horas reestructurando sus contenidos e ideando actividades que funcionen en esta nueva modalidad. 

El éxito de esta etapa de aprendizaje a distancia depende de todos.

El Espacio. (Adaptar el entorno)

  • Definir el área de estudio. Tranquila, Iluminada y silenciosa.
  • Limitar las posibilidades de distracción.
  • Disponer de los materiales y recursos necesarios.
  • Tener al alcance líquidos y alimentos saludables. (Semillas o frutas)

Puntualidad y compromiso

Si la clase fue programada como videoconferencia, entrar a tiempo te permitirá estar al tanto de todo lo que el profesor compartirá y, si así está estipulado, participar y resolver tus dudas durante el transcurso de la sesión.

Apagar tu micrófono mientras no requieres participar evitará ruidos innecesarios. Las participaciones y preguntas se darán de forma ordenada con tu cooperación.

Conviene buscar un lugar en el que el Internet tenga buena recepción y las interrupciones de otras personas sean mínimas, así como tener a la mano algo con qué tomar notas o hacer cálculos. En algunos casos, apagar tu cámara puede mejorar la recepción.

 

 

Auto-gestión del tiempo y colaboración

Además de la clase en línea, probablemente asignarán alguna actividad que deberás realizar asincrónicamente (fuera del horario de clase). Ahora que estás en casa, sin salir, puede ser fácil pensar que lo puedes hacer después, pero corres el riesgo de que se acumulen las tareas y no puedas acabar a tiempo.

Es mejor organizar tus horarios para cumplir de forma prioritaria con las actividades con tu profesor, con tus compañeros y en solitario. 

Apoyar a tus compañeros y a tu profesor para que las actividades fluyan lo mejor posible y se logren los objetivos esperados, te preparará para lo que puede ser tu vida laboral en un futuro.

Honestidad

Similar a lo que harías de forma presencial:

Al compartir recursos, respeta los derechos del autor y la propiedad intelectual.

Realiza las actividades y evaluaciones de forma honesta, en el tiempo y la forma solicitada por el profesor.

Interactúa con la tecnología de forma segura, inteligente y responsable.

Sí, estamos ante un gran reto, pero también ante una gran oportunidad de adquirir nuevas destrezas, que nos serán muy útiles no sólo para esta etapa, sino para el resto de nuestras vidas, si las sabemos aprovechar.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados