Tardes de Estudio Divertidas: ¿Es posible?

Publicado por Mariana Flores en

tardes estudio con hijos, tareas

Son las 2:30 de la tarde y estamos en el coche rumbo a recoger a nuestros niños de la escuela, ya terminaron su jornada escolar. Venimos pensando en llegar a casa para comer y posteriormente poder llevarlos a que tengan actividades “no escolares”  que los distraigan y a su vez los diviertan y no dejamos de pensar en que cuando salgan de sus clases extracurriculares debemos sentarnos con ellos a estudiar un poco. Este momento suele ser difícil porque implica que tanto nuestros niños como nosotros, tengamos que fijar la atención con un objetivo en mente: Ayudar a reforzar lo que aprendieron en la escuela hoy sin que esto represente algo desagradable para ambos y más allá, poder convertir las tardes de estudio en un hábito divertido para que a medida que los niños vayan creciendo, nos vayan necesitando menos y aun así continúen estudiando solos ya que esto les dará grandes beneficios conforme vayan avanzando en su vida escolar. Es por ello que a continuación te presentamos 5 puntos para poder mejorar las tardes de estudio con tu hijo y no morir en el intento:


1.-  De lunes a jueves estudiamos, el viernes descansamos: Al igual que cuando hablamos de una jornada laboral adulta, en caso del estudio debemos establecer días y momentos que puedan ser fijos para estudiar y que hagan que nuestros niños se sientan cómodos. Lo recomendable es que su Jornada de “tareas y estudio” vaya de lunes a jueves y no exceda las 6 de la tarde en periodos de máximo 1 hora. ¿Por qué excluir el viernes de nuestro calendario? es simple… los sábados y domingos no hay escuela, por lo que el reforzamiento de lo aprendido el viernes podría esperar hasta el siguiente inicio de semana, además los viernes “sociales” también existen en el caso de los niños por lo que el espacio en la agenda debe estar libre sea para convivir con sus amigos o para descansar.



2.- Evita distracciones, en los niños y en ti durante el tiempo de estudio: Si queremos inculcar un hábito de estudio que genere aprendizaje a largo plazo, las condiciones deben ayudar a la concentración, especialmente si nuestros niños son muy pequeños y se distraen con facilidad, de otra manera no será tan efectivo como queremos. Evitemos que nuestros niños tengan al alcance tablets, celulares, televisión u otros juguetes que puedan causar distracción durante el “tiempo de estudio” y mejor veamos la manera de transmitirles los conocimientos mediante juegos y adivinanzas en donde tengan que moverse constantemente, pensar para dar soluciones y ver la manera en puedan participar sin replicar las condiciones de un salón de clases en casa.


3.- Conocer los temas que nuestros niños están aprendiendo: Conocimiento es poder, y es importante ya que nosotros fuimos a la escuela ya hace algunos ayeres y probablemente no tengamos muy frescos los conocimientos ni la forma en que se los estén transmitiendo a los niños hoy en día. Revisemos frecuentemente los cuadernos de nuestros hijos para dar un “repaso” antes de ver un tema nuevo con ellos para poder actualizarnos y de paso ver las calificaciones que les han estado dando así como la forma en que los están calificando.


4.- Leer en libros físicos, no en tablets: Esto aplica especialmente si nuestros niños son muy pequeños ya que leer es una experiencia sensorial que favorece el desarrollo más allá de la lectura cuando involucras el resto de los sentidos: tocar un libro y saber a qué huele un libro. Los periodos de lectura deben ser breves e ir incrementando dependiendo de la edad de los niños, ayudemos a que pronuncien bien especialmente cuando se lee en otro idioma.

Por otro lado, si existe un colapso tecnológico y desaparecen las tablets, aunque es muy poco probable, nuestros hijos serán capaces de leer y seguirse desarrollando con normalidad sin dañar su vista desde temprana edad.


5.- Recompensas simbólicas acumulables y canjeables: Gracias a las tardes de estudio, nuestros niños comienzan a asumir responsabilidades que derivan en el desarrollo de  habilidades propias a su ritmo, ya que descubren para qué son buenos y se sienten bien al hacer las cosas bien. Cuando nosotros como papás identifiquemos una actividad en la que nuestros hijos sean bastante buenos, hay que expresarlo y asegurarnos que ellos hagan conciencia de que tienen esa habilidad y veamos la forma de idear un programa de recompensas donde nuestros niños puedan ver que van avanzando en el desarrollo de alguna habilidad y que eso los lleva a algún lado, establezcamos metas alcanzables por ellos y permitamos que cobren las recompensas ofrecidas .


En este mundo, entre más preparados estén nuestros hijos, más posibilidades podrán tener para competir cuando sean adultos. Nosotros como papás jugamos un papel fundamental en  la construcción de hábitos que nuestros niños  tienen y la manera en la que logran  percibir las tardes de estudio.

Estos hábitos positivos siempre deben atender a las necesidades presentes en el mundo en el que ellos se desenvuelven para que la adaptación a nuevas condiciones nunca sea un problema en ellos, y su desempeño escolar sea adecuado, recordemos que el mundo será de aquellos que tengan las habilidades de avanzar con el mundo, no detrás de él.

Es por ello que nosotros como papás requerimos consultar fuentes de información de valor que permitan que estemos actualizados en todo momento y por ello existe Skolaroo.com, tu aliado durante el proceso escolar de tus hijos, en donde podemos encontrar información que nos ayuda en todo momento a resolver las dudas relacionadas con el desarrollo escolar de nuestros hijos y mucho más.


Compartir esta publicación



Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados