Beneficios de leer con tus hijos

Publicado por Mauricio Moncada en

“No se dice ‘ler’, se dice ‘leer’”.

La falta de hábito de lectura es un mal generalizado en México, y parece que ya a nadie le sorprende, lo cual es más grave aún.

Así fue el caso de una estudiante de primaria de apenas 8 años de edad quien corrigió al mismo secretario de educación pública de México diciéndole: “No se dice ‘ler’, se dice ‘leer’”. Esto sucedió en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de la Ciudad de México. Dicho suceso sólo provocó chistes y burlas en lugar de una preocupación real sobre la falta de cultura y educación en dignatarios de gobierno.

En el estudio “Hábitos de Lectura”, elaborado por la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) y la UNESCO, México se posicionó en el puesto 107 de 108 países, con aproximadamente dos libros anuales por persona.

El 40% de los mexicanos nunca ha pisado una librería, el 13% nunca ha leído un libro y el 70% de los mexicanos lee lo mismo que antes o menos, según cifras de la Encuesta Nacional de Lectura del Conaculta del 2015.

La Encuesta Nacional de Lectura y Escritura revela que los maestros son las figuras que más incentivan a las personas a leer (60%) y a escribir (55%), mientras que los padres lo hacen en segundo término con 43.8% y 37.4%, respectivamente.

Viendo las estadísticas sobre este tema en nuestro país, nos mueve a crear conciencia sobre la situación en la que nos encontramos y nos obliga a poner más que un granito de arena y convertirnos en agentes de cambio para crear ciudadanos verdaderamente productivos e independientes.

 

Beneficios de tener el hábito de la lectura.

 

Ejercita tu mente: La lectura es una tarea que representa una mayor complejidad para el cerebro, por lo cual logramos fortalecer las conexiones del cerebro y construir nuevas conexiones.

Desarrolla Habilidades Lingüísticas: los niños aprenden a desarrollar su vocabulario aprendiendo nuevas palabras, expresiones y el uso correcto del lenguaje.

Mejora la Concentración: A medida que un niño lee con mayor frecuencia, desarrolla la capacidad de concentración que le permite hacer esto por un largo periodo de tiempo.

Relaja el cuerpo y la mente: Gracias a la atención que prestan a la historia, los ayuda a relajarse y los mantiene en un estado de calma y tranquilidad.

Fortalece la creatividad y la imaginación: Cuando el niño lee, su cerebro traduce las descripciones en lugares, personas, cosas, imágenes, etc.

Eleva su Autoestima: Existen estudios que demuestran que leer en la noche con tu hijo crea lazos afectivos que refuerzan el cariño y el sentido de importancia que el niño tiene de sí mismo.

Fomenta su Liderazgo: A través de incentivar la lectura en los niños de forma habitual, crecen las perspectivas para innovar, crear y proponer nuevas ideas en su entorno.

Los beneficios mencionados, son solo los beneficios inmediatos.  Existen innumerables beneficios a largo plazo.

Para lograr un nivel de educación deseable que nos permita convivir en igualdad con países de primer mundo, debemos empezar por crear hábitos sanos como es la lectura frecuente, desde pequeños.

 

Siembra una idea y cosecharás un deseo; siembra un deseo y cosecharás una acción;
Siembra una acción y cosecharás un hábito; Siembra un hábito y cosecharás un carácter;
Siembra un carácter y cosecharás un destino.
William James.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados